Ads Top

El futbolista Cevher Toktas, del equipo turco Bursa Yildirim, confesó haber matado a su hijo de cinco

años, supuestamente infectado por el coronavirus. Once días después, el futbolista –de 32 años– se presentó en la policía local y contó que había asfixiado al niño con una almohada. "Puse una almohada en la cabeza de mi hijo, que estaba acostado boca arriba. Apreté durante 15 minutos sin parar. Mi hijo resistió un tiempo. Cuando dejó de moverse, saqué la almohada. Luego llamé a los medicos para que no sospechasen nada",  Preguntado por los motivos del crimen, el jugador dijo que simplemente nunca quizo a su hijo. "Nunca quise a mi hijo menor, desde su nacimiento. No sé por qué no lo quiero. La única razón de haberlo matado fue que no lo quise. No tengo ningún problema mental", aseguró.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.