Ads Top

Las víctimas que nadie cuenta: así perjudica la pandemia a los pacientes de cáncer y otras enfermedades que no son COVID-19

Una enfermera del Hospital Lenox Hill, de Nueva York, se acercó al cardiólogo Zoran profunda presión en el pecho, que a veces se extendía por los brazos y el cuello, pero que, dada la saturación de los servicios de salud que causa el COVID-19, trató de descansar. Hasta que un sudor copioso acompañado de dificultades para respirar lo hicieron llamar al 911. El electrocardiograma que le hicieron los paramédicos dio bien, le dijeron que no se preocupara y se lo comentara a su médico de cabecera, quien a su vez le dijo que esperara para pedir una cita, debido a la situación del coronavirus.
Lasic poco antes de que se preparase para regresar a su casa. Le contó que su esposo, de 56 años, había sentido una 
Lasic le pidió a la enfermera que llamara a su esposo de inmediato y ordenó una angiografía coronaria urgente. Mientras se la hacían, el hombre se descompensó. Le encontraron un trombo en una arteria y requirió una intervención inmediata.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.