Ads Top

Es triste y me avergüenza saber que para poder conseguir una cama en el Hospital José Maria Cabral y Báez hay que llamar hasta al presidente de la República

Es triste y me avergüenza saber que para
poder conseguir una cama en el Hospital José Maria Cabral y Báez hay que llamar hasta al presidente de la República. Un paciente en condiciones críticas. AC. Derrame cerebral, no hay cama pa tanta gente. Me pregunto, cómo a una persona que haya sufrido un derrame cerebral lo hayan tenido todo el día bajo estas condiciones, mírenlo ahí. En sillas modulares y no precisamente en emergencia, ni habitación, sino en la sala de espera donde se sientan las personas a esperar su turno. Míren ahí, acostado en las sillas y en las piernas de un familiar. Eso para mi es deprimente. Al final se consiguió una camilla, por cuestiones de amistades y familiares que llegaron hasta este centro de salud para mediar con la gente que tiene rango. Ruegue a Dios por no enfermarse, ruegue para que no tenga que llegar al hospital, ruegue que un familiar suyo no tenga que caer en este centro, ruegue mucho, porque en salud vamos retrocediendo. Luego se le mandó hacer un estudio, tomografía pagar una ambulancia para llevarlo a una clínica privada, es decir que al parecer ni eso tiene hospital. Así es que avanzamos en este sistema de salud. Ah estoy aquí y hay una fiebre de mosquito. Qué vergüenza. Así es que lo están matando. Deberían fumigar. De aqui me voy picada de mosquito 🦟. Le termino la historia con mis picadas de 🦟 He aprendido que hasta para usted ser atendida en un centro de salud público tiene que tener una cuña, un amigo político, o un influenciador económico. Esa es la cultura que tenemos en mi país. Salí frustrada del hospital. Dios me perdone. Cuantas carencias, cuanta desigualdad y cuanta gente padeciendo y mal atendida

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.