Ads Top

En vida, Monchy Rodríguez luchó por muchas cosas. Batalló contra la pobreza

En vida, Monchy Rodríguez luchó por
muchas cosas. Batalló contra la pobreza, por salir adelante a fuerza de formación, por plantar una huella, por superar lo efímero. Guerreó también por ser alcalde de Santiago y en esa lucha, como en todas, ganó afectos y perdió otros tantos.
Tras su muerte, el dolor se esparció en la ciudad. Desde el miércoles pasado, un manto luctuoso se sentía en el ambiente por la partida física de un hombre luchador. Mirando los comentarios, las publicaciones y condolencias que fluían como el agua, validé la diversidad de personas, de oficio y criterio que valoraban la cabalgata existencial de Monchy.
Incluso hasta sus contrarios no desaprovecharon la oportunidad de reconocer su fervor en las luchas, su trato respetuoso, la decencia por encima de las diferencias partidarias. Pena que el ataúd esté por el medio cuando ciertos humanos deciden reconocer las cualidades del otro, de la otra.
Al ser un apasionado dirigente del partido de Gobierno, hasta los restos de Monchy llegaron hombres fuertes de las dos tendencias que se disputan el solio presidencial. El día antes de su entierro ofreció el pésame el león que quiere regresar al palo, y otros “turpencitos” que amagan por sobresalir como aspirantes a la candidatura presidencial.
El hombre por quien Monchy se la jugó muchas veces y a quien le fue leal en la más absoluta soledad fuera del poder, asistió al velatorio el mismo día en que sus restos serían llevados al cementerio del Ingenio. La lealtad, un valor escaso en estos días, era una de las luces intangibles de Monchy.
Definitivamente muchos ojos estaban encima de él, sea para admirarle o criticarle. Y muchos se volcaron ahora, cuando sus ojos yacen inertes, a exponer el amor que a lo mejor no prodigaron en vida. Monchy fue amado, él no imaginó que tanto. Muchas lecciones dejan no solo su muerte, también su rastro por la vida. Columna Sonajero. Escribe Grisbel Meidna. Tomado de https://www.listindiario.com/elnorte/2018/08/24/530005/monchy

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.